Welcome!

By registering with us, you'll be able to discuss, share and private message with other members of our community.

SignUp Now!

Un viaje inesperado

Registrado
22 Nov 2021
Mensajes
1
Esto me lo platicaron y se los contare...

Hoy quisiera platicarles de una historia que me pasó hace poco.

Por motivos de trabajo me mandaron unos días a Tampico tamps. Pero como mi auto estaba descompuesto me fui en autobús.

Mi salida estaba pactada a las 12am, así llegaría a trabajar ya descansado. Llegué a la central y aborde el autobús, muy moderno de esos de dos pisos. Me fui a la parte de arriba a mi lugar.

El autobús venía medio vacío, solo unas personas adelante y otras dos atrás.

Yo me coloque en la fila de asientos del lado derecho en el asiento pegado al pasillo. Mientras que en los asientos del lado izquierdo venía una señora de unos 54 años. Me saludo amablemente y yo le correspondí.

Ya saliendo de Monterrey me quede dormido, no sé cuánto tiempo paso pero me desperté y así medio dormido al revisar mi mapa en el celular ya íbamos un poco más adelante de Linares NL.

Cuando de pronto volteo y veo que la señora que estaba ahí a mi lado no traía pantalones, ¡Andaba en puras pantaletas!. Pensé que había visto mal pero volví a echar una mirada y si efectivamente la dicha dama andaba en interiores.

Ella se dio cuenta que yo la había visto, así que me hice el dormido. En eso siento una mano en mi rodilla y una voz que me dijo: " ¿te gustó lo que viste?"

No me quedo más remedio que aceptar y dije "si" de una manera titubeante.

"Ay muchacho" se me hace que tú no has probado a un señora como yo.

Al decirme esto y tener su mano en mi rodilla, provoco una erección en mi. La trate de ocultar con mis manos pero ella fue muy insistente. Con su mano derecha, tocó por encima de mi pantalón a mi amigo, en serio sentí como empezaba a babear por ella.

"Ay mi niño, ya te pusiste muy feliz por mi" decía mientras seguía tocando mi pene por encima del pantalón.

Me pidió queme moviera al asiento pegado a la ventanilla, para así ella sentarse en el asiento en el que yo venía.

Al levantarme me tocó las nalgas y ella se emociono.
Ella se sentó a mi lado y abrió sus piernas. Tomo mi mano y la puso en su entrepierna, cabe decir que ya estaba mojada. Doña Gaby estaba muy caliente y cada vez se mojaba más y más cuando la tocaba así como los besos que le daba.

Ella estaba gimiendo y calentándose de más cuando me pidió que me.quitara el pantalón, lo cual accedí de inmediato. Ella se sorprendió al ver mi erección, mi verga estaba bien parada y mojada.

Ella se abalanzó sobre mi y me saco la verga del pantalón. La tomo entre sus manos y me comenzó a dar una deliciosa mamada. Si boca húmeda me hizo sentir algo que nunca había sentido.

Lamia mi verdad de arriba a abajo, parecía una niña con una paleta. Me hizo ir a otros lugares está mamada tan deliciosa que me estaba dando. Doña Gaby estaba muy prendida mamandomela y yo trataba de agarrarle ese tremendo culo que ella tenía.
Cómo podía trataba de tocarla, metia mis manos dentro de sus pantys, ella solo gemía y en ocasiones hasta me mordía la verga, esto me prendía más.

Después se acomodo para masturbarme, cómo pudo se acomodo para tomar con su mano izquierda mi verga y comenzar a jalarmela.

Ella era toda una experta en estas áreas, me agarraba la verga y subía y bajaba su mano por ella, de repente le daba sus besitos, hasta que ya no aguante más y me vine, 3 chorros de leche caliente fueron a dar entre su boca, mentón y cabello.

Le pedí disculpas y doña Gaby se rió porque era algo que ella quería que yo hiciera. Con su dedo índice recogió un poco de mi semen de su mentón y se lo llevo directo a su boca. Lo saboreo y se lo comió por completo.

"Que delicia de leche mi amor" fueron sus palabras al estar probando mi semen que quedó en su cara.

Como quiera estábamos revisando si no éramos observados, pero todos a nuestro alrededor dormían o fingían hacerlo.

Gabriela se incorporo y se acomodo la ropa, me dijo que iría al baño.

Mientras ella iba al baño yo me quite los calzones y le tape con la colcha que traía. Solo con recordar como había estado con Gabriela mi verga se puso firmes de nuevo.

Al regreso Gabriela me pidió acomodarme en medio de los asientos, le mostré mi verga quitándome la colcha que me había puesto, ella se calentó aún mas se puso en medio de mis piernas, se acomodo mientras yo dirigía mi verga a su panocha.

Gabriela de un sentón se comió toda mi verga.

"Ay mi papi que rica verga tienes" comentaba mientras se la acomodaba en sus interiores.

Gabriela se movía como poseída con mi verga adentro, mientras que yo le besaba la espalda y le manoseaba los pechos a cómo podía en esa posición.

" Así papi dame tu verga, lléname de leche" insistía Gabriela.

Estábamos en lo más intenso cuando una señora de los asientos de más adelante se paró para bajar al sanitario.

Gabriela y yo nos quedamos inmóviles, asustados pensando que nos descubrirían.

La señora se bajó por la escalera, Gabriela se quitó de mi y me dice: "ay que susto papi, por poco nos cacha está señora"

A pesar del susto seguimos cogiendo de lo lindo. La oscuridad de la carretera fue nuestra cómplice para seguir dándole verga a Gabriela.

En un movimiento ella me pidió hacerme más adelante del sillón, así como que juntara más las piernas. La obedecí de inmediato y ella se amodo de frente a mi y despacito se ensartó mi verga de nuevo.

"Ay si mi papi que delicia"

Gabriela estaba más que encendida con mi verga en sus adentros.

Nuestros cuerpos se sincronizaron, eran movimientos perfectos, sus pechos ahora sí estaban a mi disposición. Besaba con delicadeza esos preciosos pezones, algo dulces, ahh pero eso sí bien grandes.

Estábamos muy cachondos en esta faena. Ella se prendió de más cuando le besaba los pezones, me los metía a la boca y jugueteaba con ellos.

"Así papi, juega con ellos, ya siento venirme" decía insistentemente Gabriela

Yo le empujaba más y más adentro mi verga mientras que ella se hacía más para adelante. En un movimiento nuestras manos se buscaron, sabíamos que iba a pasar de un momento a otro...

" Me vengo" fueron sus palabras.

Al terminar de decirlas un río de líquido me mojo todo.

Yo estaba comenzando a sentir mi orgasmo cuando también vacíe todo mi semen en sus adentros.

Mi orgasmo fue algo increíble, nunca lo había sentido así.

Quedamos abrazados, sin conocimiento pero gustosos de habernos disfrutado.

Después de un rato ella se incorporo, se agachó y beso mi verga que había vuelto a dormir, Gabriela le agradeció el placer que le dio y se fue a acomodar a su asiento.

También me acomodé la ropa y baje al baño. Mientras estaba en el baño sentí que el autobús se detuvo. Al salir y subir a mi lugar para mí sorpresa Gabriela ya se había bajado en Ciudad Victoria. Pero en mi asiento había un papel en el cual decía que había sido una cogida de poca madre y que cuando fuera allá le llamara para repetirla.

A la fecha hago contacto con ella en zoom y hacemos video llamadas muy candentes a la espera de un nuevo encuentro.
 
Última edición por un moderador:
Arriba Pie